RELACIÓN HOMBRE – MUJER dentro del camino espiritual.

Desarrollaremos las relaciones hombre-mujer dentro del ámbito del camino espiritual. El concepto de la relación de la pareja como parte de ese proceso espiritual.

Yogui Bhajan explica que la relación entre un hombre y una mujer es un proceso de dos seres que se complementan mutuamente en su evolución espiritual y lo hacen conjuntamente. La relación de pareja es un carruaje, las dos personas deciden entrar en él para viajar hacia ese destino, hacia esa meta común: el desarrollo y la liberación espiritual. Para que esta relación hombre-mujer se desarrolle y prospere, dentro de un marco espiritual, debe estar basada en el compromiso hacia esa relación.

Yogui Bhajan dice que la relación hombre-mujer es una institución en sí misma. Dos seres escogen crear todo esto dentro de la dinámica del marco espiritual. Se debe estar consciente de que esa dinámica tiene un marco de trabajo y ese compromiso se refiere a mantener íntegra la dinámica y el proceso de esa relación.

El proceso de esta relación, que se sustenta en compartir ese objetivo espiritual, necesita de la dedicación, del compromiso de cada uno para que la relación funcione. Este es un proceso continuo, cambiante, que refleja constantemente el proceso espiritual que experimenta cada uno en ese momento.

El valor de una relación espiritual es ese marco que está allí para dar apoyo y ánimo a cada uno, individualmente, cuando se sufren cambios y retos personales. Uno de los objetivos y valores esenciales que tiene esa relación es que te permite tener un ambiente, un entorno que creas con tu pareja, que te permitirá atravesar ese proceso que estás viviendo sintiéndote seguro; que hay alguien contigo que te apoya. Y cuando tu pareja atraviese esos momentos de crisis, de duda personal, tendrá la confianza, la fe, de que tú estarás a su lado y le apoyarás en ese proceso.

Yogui Bhajan dice que la base de una relación espiritual entre dos personas es el compromiso, es hacer el 100% de lo que sea necesario para que esa relación funcione.

Hoy están muy de moda las relaciones por conveniencia. Cuando una pareja decide establecer una relación, elige un marco para esa relación –con normas, limitaciones, un espacio– es así como dos personas acceden en convivir de esta manera.

Si una relación entre dos personas tiene una base y una finalidad espiritual, entonces tiene el 100% de cada una para que la relación funcione, crezca, florezca, te da un marco de convivencia en el que puedes ser feliz, evolucionar espiritualmente y realizarte como persona. Y así, cuando la otra persona está lista para dar solo el 20%, tu estarás listo para dar el 80% faltante. Y cuando tú estés algo abatido, la otra persona estará lista para llenar el vacío que tu dejas. Por eso la relación de pareja es complementarse y suplementarse mutuamente. Lo fundamental antes de crear esta relación es conocer la identidad del hombre y la de la mujer. Las características de como se manifiesta cada una de estas individualidades psicológicas, a nivel afectivo, social, material, sexual. Ambos tienen características propias que se manifiestan en todos estos niveles. Por eso tanto el hombre como la mujer deben estar conscientes de ello. Es muy importante, pues, la forma de saber hasta donde él llegará y donde tú deberás complementarle, y viceversa.

Cuando una relación se basa en la competitividad, se da entonces una relación donde siempre uno gana y uno pierde, cuando en realidad deben ganar los dos. Esta debe ser la finalidad de la relación: como ganar los dos en este proceso. Es normal tener diferencias porque somos humanos, las emociones brotan, tenemos inseguridades y dudas. Estas situaciones se pueden tomar como un reto para la pareja, para superarse y crecer; o como un obstáculo que está impidiendo que la relación sea completa. Todo depende de como tu veas ese proceso. La base de esto es el marco común, el compromiso para que esa relación funcione, tomando como fundamento de ese compromiso el desarrollo espiritual.

Yogui Bhajan dice que la característica energética de la mujer es manifestar la energía de la luna, mientras que el hombre manifiesta la energía del sol. Estas dos energías son en cierto sentido opuestas y a la vez se atraen y se complementan.

La relación hombre-mujer, dice Yogui Bhajan, se centra en que el hombre debe estar consciente de que debe permanecer psíquicamente conectado y consciente dentro de la órbita de la mujer. Cuando una mujer siente que su pareja está en su órbita se siente amada, segura, siente que esa energía está protegiéndola. Cuando siente que su pareja está fuera de su órbita, se sentirá insegura y, generalmente, reaccionará con agresividad.

Al hombre le es muy fácil salirse de la órbita de su mujer porque las mujeres tienen algo muy fuerte, tienen un aura muy atrayente, muy atractiva. Cuando el hombre en su mente se siente débil y su energía se dispersa externamente, no podrá conectarse ni convertir el aura de su mujer en su foco.

Yogui Bhajan dice que en su esencia la mujer no busca que le digan que la quieren, ella quiere que el hombre se lo demuestre. No quiere palabras, quiere ver la manifestación del amor; no le interesa las fachada. Cuando su pareja actúa con amor, la mujer se siente amada. La mayoría de las mujeres, dice Yogui Bhajan, tienen un mecanismo que, cuando oyen decir: “Te quiero”, les hace pensar, pues bien “Demuéstramelo”.

La mujer no es tonta, es 16 veces más poderosa que el hombre. La mujer sabe que tiene que mantener su aura protegida, íntegra, constantemente. La mujer buscará, y se sentirá atraída, a un hombre cuya aura va a complementar la suya. Será entonces cuando ella sienta que puede expandirse con seguridad y  tranquilidad. La mujer busca que el hombre le demuestre que la quiere. esto es lo que significa mantenerse dentro de la órbita de la mujer. Es manifestar ese amor, estar consciente de sus necesidades. La mujer fluye con el ciclo de la luna, mengua, crece, se llena y se vacía, 28 días al mes. La mujer necesita saber que tú estás consciente de que ella está pasando por ese proceso. Y cuando pasa por ese proceso, tú has de saber cuándo debes guardar distancia y cuándo quiere que te aproximes. La mujer no quiere decir: “Ayúdame”, quiere que la ayuda salga espontáneamente de su pareja.

La psicología de la mujer es de una creatividad constante y debe sentir que el ambiente en el cual se encuentra le ofrece la seguridad y la protección para manifestar esa energía creativa. La mujer es madre, es el primer maestro, es el vehículo a través del cual nace la nueva vida en el planeta. Esas almas que esperan reencarnar lo hacen en ella, cogen ese feto, se forman ahí y vienen al mundo. Esas almas se van a sentir atraídas por la vibración de esa mujer, de esa pareja.

Yogui Bhajan dice que una de las razones por las que él pone tanto énfasis en todo el proceso de trasmitir todas estas enseñanzas sobre las relaciones hombre-mujer y por las que pone aún más énfasis en ayudar a la mujer a evolucionar conscientemente y a elevarse a ese nivel de divinidad que ella debe tener, es que el futuro del planeta depende del tipo de mujeres y hombres, pero muy especialmente de mujeres, que existan en él. Una mujer que se siente segura, que se siente respetada, tranquila, divina dentro de sí misma, atraerá almas muy evolucionadas, almas que cuando nazcan en este planeta serán seres que causarán un impacto en la transformación hacia una nueva era, hacia un proceso de evolución espiritual. Una mujer insegura, que se siente manipulada, utilizada en lo sexual, en lo social, en lo económico, si siente que su identidad espiritual no es respetada, no es apreciada, en su inseguridad ese será el tipo de almas que va atraer, el tipo de niños que va a crear, el tipo de semillas que va a plantar en la mente y en el subconsciente de ese niño. Por eso, durante el embarazo de una mujer la vibración que se crea a su alrededor y su propio trabajo espiritual van a marcar increíblemente a esa alma. Dice Yogui Bhajan que el poder de la mujer es tal que aunque esa alma nazca con karma, el hecho de que ella trabaje conscientemente en su práctica espiritual, creando esa vibración espiritual hacia la criatura que está dentro de ella, puede ayudar a esa alma a nacer liberada de karmas. Este es el poder que tiene una mujer, puede convertir a esa alma en un ser aún más evolucionado espiritualmente, más sensible, más consciente. Para que ella se sienta en ese ambiente, el hombre debe crearlo.

La mujer refleja el subconsciente del hombre, tal como la luna refleja la luz del sol. Cuando un hombre se siente seguro de sí mismo, consciente de su identidad, siente que espiritualmente está progresando y trabajando. Es esto lo que la mujer busca. El aura de ese hombre va a reflejar la energía que esa mujer percibe y nada más. No es el dinero, o lo material, lo que cuenta, es el sentir que esa energía está evolucionando espiritualmente, está dando esa aura, ese poder, y está proyectando esa energía exteriormente. Otro aspecto del que habla Yogui Bhajan en esta relación, es ese compromiso para que la relación funcione.

Compromiso mutuo basado en que el propio proceso espiritual será el marco de referencia para poder tratar con la pareja. A través del cultivo interior de la tolerancia, el amor, la humildad, del desarrollo de la propia sabiduría, de la intuición, de la paciencia, de todo eso que se desarrolla dentro del proceso espiritual, para luego poder aplicarlo a la dinámica de la relación. Así, cuando surjan los conflictos, esto ayudará a resolverlos, al poder cada uno invocar esas cualidades que está desarrollando. En la tradición Sikh ha habido un gran maestro llamado Guru Ram Das, quien se caso con la hija de su maestro Guru Amar Das. Cuando Amar Das los bendijo porque se iban a casar, les dijo: “Hay tres mantras que debes recordar: ‘Lo siento’, ‘Tienes razón’ y ‘Todo es la voluntad divina’”. Esto parece simple; pero, si meditamos y pensamos qué significa cada uno de ellos, veremos que es algo muy profundo. El primer paso en un conflicto es asumir la responsabilidad sobre lo que ocurre, esto es lo que significa Lo siento. Es una manifestación de humildad, reconocer que puedes errar, errar es humano, nadie está en el poder de la verdad. Es decirle a la otra persona, si la has herido y de verdad hay amor, que tú lo sientes, que no ha sido tu propósito, que se han apoderado de ti las emociones. Es reconocer que para que haya conflicto se necesitan dos, como cuando bailas tango. Un problema en una pareja no lo crea nunca uno solo, debes asumir la responsabilidad, no echar la culpa, pues así entrarías en el juego de yo gano, tu pierdes o viceversa.

Todo esto crea frustración. Lo positivo es que tu ganes y yo gane, por eso es que asumo la responsabilidad. El segundo mantra es “Tienes razón”, lo cierto es que en una disputa los dos siempre tienen algo de razón. El ego tiene su visión limitada de la realidad, nuestras emociones nos hacen creer que vemos la realidad de cierta manera, esa es tu visión de la realidad. Luego de un conflicto las versiones son diferentes. ¿Quién tiene la razón? Ninguno y los dos. Lo que ocurre en un conflicto es que ha sido violada la percepción de la realidad. Si existen un proceso espiritual, unas enseñanzas, un propósito de que la relación funcione, uno es capaz de trascender esos pequeños conflictos. Lo más importante, por encima de mi opinión, es la relación, el amor que siento por la otra persona y mi deseo de que la relación crezca y florezca. La capacidad de diálogo, de comunicación, de comprensión, se demuestra aquí. Así se llega a un compromiso común. La mayoría de las Tensiones en una pareja son tonterías, lo que ocurre es que se van acumulando y crean un conflicto de proporciones serias. Es importante resolver esas pequeñas cosas y demostrar así que eres sensible y que le respetas y le amas.

El tercer mantra, Es la voluntad divina, significa darse cuenta de que las culpas se deben eliminar, ya que es tan solo la voluntad divina. Así, se pueden analizar los conflictos como retos que debemos superar, con este planteamiento no hay víctima ni victimario; ninguno de los dos tiene que ceder; no se produce rencor, ni dolor. Es así, como se crea la confianza; el amor es algo que crece como una semilla muy delicada que debemos regar, fertilizar, cuidar que le dé el sol. El amor es igual, hay que cuidarlo, es algo hermoso que puede florecer cuidándolo. La base de esta relación es experimentar ese amor mutuo. Por esto es muy importante tu práctica espiritual, pues te permitirá experimentar el amor que hay en ti, al mismo tiempo que te permitirá liberarte de tus dudas, inseguridades y temores, ya que estos son los posibles obstáculos en tu relación. También te ayudará tu pareja, pero primero debes asumir todo aquello que hay dentro de ti. Por eso debes trabajar en tu práctica individual, por eso hacemos “Sadhana”, practicamos Tantra Blanco, y con la meditación profunda en pareja intentamos deshacernos de todo lo negativo que nuestro subconsciente arrastra. Uno de los conflictos típicos, básicos en muchas relaciones, es que la mujer busca al padre en la pareja, mientras que el hombre busca a su madre. Lo positivo es que se plantee la relación de dos individuos

que son iguales, sin una relación de dependencia, para que se dé la armonía. No se debe creer que el otro satisfará el 100% de nuestras expectativas, eso no es posible. Si se percibe así, entonces se establece una relación igualitaria, los dos van en el mismo carruaje, ninguno es perfecto, ambos quieren atravesar por ese proceso. Los dos nutren el proceso y lo continúan para crecer.

Yogui Bhajan dice que antes de empezar una relación debes conocer a la persona, su pasado, su familia, su infancia, sus relaciones. Tienes que comunicarte realmente, para conocer a esa persona en profundidad. Pues, al establecer una relación aceptas a la persona con todo lo demás, con su pasado, con lo que te gusta y con lo que no te gusta, aceptas la totalidad de ese individuo. Reconoce que esa persona tiene cualidades y defectos, que se encuentra en una etapa de su proceso. Todos tenemos grandes cualidades y algunos defectos. Debes preguntarte si eres capaz de ayudar a esa persona a conquistar sus limitaciones y si eres capaz de valorar sus cualidades. Si ambos son capaces de llevar a cabo esto, serán capaces de trascender y triunfar.

Cuando buscas una pareja ten presente que la vibración que tú creas es la vibración que vas a atraer. Atraerás una persona que va a complementarse con esa vibración que creas. Si buscas una pareja debes trabajar en tu desarrollo interior y nutrir esa relación con el trabajo interior. También se puede hacer de otra manera, la gente se casa, se divorcia, la pareja es una manifestación más de como ser consciente. Siendo consciente quieres hacer las cosas guiado por tu intuición, no al azar. Ahora me gusta, sale bien y si no sale bien, me busco a otra persona. No necesitas buscar a nadie, simplemente llegará alguien a tu vida para complementarse con tu vibración, no habrá obstáculos, solo dos almas que se unen. Yogui Bhajan dice que las relaciones de pareja son dos almas que se funden en una, con dos cuerpos, se suplementan, se complementan, esto es el Tantra, el sol y la luna. Estas dos personas están allí, creando uno por el otro, uno para el otro. Dice Yogui Bhajan que hay tres maneras de vivir: 1) uno del otro, 2) uno con el otro y 3) uno para el otro. Tu escoges la relación que quieres crear, si quieres que alguien viva para ti, debes vivir tú para el otro.

Debemos hacernos responsables del hecho de que estamos comenzando nuestro proceso espiritual, de que al comenzar una relación traemos lo que fue nuestro aprendizaje de como es una relación, de la relación de nuestros padres, de nuestros amigos, y no es eso lo que queremos crear, queremos algo diferente, algo nuevo, espiritual, que perdure, queremos poder recorrer juntos el camino en ese hermoso carruaje.

MEDITACIÓN

Mantra: Hari Nam Sat Nam Hari Nam Hari, Hari Nam Sat Nam Sat Nam Hari.

Al meditar con este mantra intenta conectarte con tu identidad espiritual interior, tu energía interior, tu energía divina, que sea ella la que te nutra y te ayude a despertar tu conciencia, tu creatividad. Para tener una buena relación de pareja debes ser muy creativo. La pareja es como una obra en la cual cada día se escribe el siguiente acto. Debes tener la capacidad de ser flexible y tolerante, de permitir que tu sabiduría fluya y te guíe en ese proceso. Invoca esta energía al meditar en este mantra Postura: Siéntate en postura fácil, coloca la palma de la mano derecha sobre la palma de la mano izquierda, al nivel del corazón. Siente que está trayendo esa energía a tu corazón, que lo llenas con esa luz, esa sabiduría ese amor infinito que hay en ti. Cierra los ojos, inhala profundamente y comienza.

LA VISIÓN TANTRICA DE LA SEXUALIDAD Y LA PAREJA

La unión espiritual entre la mujer y el hombre es un proceso de evolución mutua de la conciencia hacia la liberación. Este proceso es un arduo y hermoso sendero que han de caminar unidos en todos los aspectos de la relación. No es solamente el compartir unas opiniones o creencias acerca de la vida, sino el compartir las experiencias de crecimiento y madurez humana y espiritual.

El TANTRA YOGA BLANCO desde sus comienzos como tradición espiritual ha sido un camino dedicado a la enseñanza de ese proceso espiritual de la pareja. El aspecto, probablemente, más controvertido y confuso para la pareja actual es el SEXO. Entre el romper con los antiguos tabúes y represiones, y el aclarar

nuestras opiniones con respecto a las nuevas normas sociales de un sexo “liberado”, las parejas actuales suelen sentirse, en muchas ocasiones, confusas respecto a su identidad sexual, tanto a nivel mutuo como individual.

Ninguna pareja que base su relación solamente en la pasión sexual sobrevivirá como tal. Igualmente, aquella pareja que mantenga una tensión emocional en este aspecto estará destinada al fracaso. Nuestro grado de evolución como seres humanos nos ha hecho comprender que una relación no se establece simplemente por el rito del matrimonio; pero, tampoco son suficientes las intenciones. Cada relación necesita un compromiso mutuo de llevar a la pareja hacia su destino espiritual. El Tantra Yoga Blanco da a la pareja una amplia base de enseñanzas que le permiten dirigir su proceso a nivel sexual, humano, emocional, comunicativo y espiritual.

La base de esta relación depende, primeramente, de una comprensión mutua de la naturaleza espiritual de la mujer y del hombre. Estos dos seres son una manifestación de las energías opuestas del universo. La oscuridad y la luz, el día y la noche, el frío y el calor, son manifestaciones de las fuerzas opuestas de la creación. En el hombre y la mujer estas fuerzas se manifestarán en forma diferente a nivel físico, mental, emocional y espiritual. El conocimiento y la comprensión de estas diferencias es esencial para mantener una relación armoniosa y estable.

No sólo es necesario conocer estas diferencias, sino tener a mano unas técnicas y prácticas que nos permitan liberarnos de nuestras neurosis y patrones de conducta pasados. Mientras una relación esté basada en conceptos inconscientes que manipulen nuestro comportamiento y emociones, jamás podrá llegar a un estado consciente. Las enseñanzas del Tantra Yoga Blanco dentro de la práctica del Kundalini Yoga, la Meditación, la alimentación, la higiene, etc., ponen a nuestra disposición herramientas que nos permiten desarrollar nuestra conciencia individual y elevar así nuestra conciencia mutua.

Este conocimiento está orientado para ayudarnos a profundizar en nuestra naturaleza espiritual como hombres y mujeres. Los temas que tocaremos en estos dos días nos abrirán una visión de las posibilidades que existen para tener una relación feliz, armoniosa y plena, que apoye nuestra práctica y evolución

espiritual como seres humanos. El MAHAN TÁNTRICO,* YOGUI BHAJAN, desde su llegada a occidente ha dedicado su energía a educarnos y prepararnos para el destino espiritual de nuestro planeta. Este destino no solamente descansa en nuestra evolución individual, sino en la conciencia de las nuevas generaciones.

Serán las mujeres y hombres sanos, conscientes y espirituales del mañana los testigos y catalizadores de una nueva era de paz, amor y hermandad entre los seres humanos. Estas nuevas generaciones serán el fruto de aquellas parejas de HOY que conscientemente trabajen para crear un ambiente y una vibración espirituales en su relación y en su hogar.

2 thoughts on “RELACIÓN HOMBRE – MUJER dentro del camino espiritual.

  • Estoy junto a mi pareja en la búsqueda de algo que nos mantenga conectados con lo espíritual y si que existe yoga de parejas, realizan algo similar aquí en viña. Agradecería su respuesta

    • Sat Nam Paula; clases de Yoga dirigidas para parejas no hay por el momento. Lo que sí puedo ayudarte subiendo meditaciones que pueden hacerla los dos en la tranquilidad de su hogar. La próxima semana subo meditaciones para guiarlos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *